Las manos de decenas de agricultores navarros, cuyas familias habían vivido durante siglos la tradición vinícola, se unieron a principios de la década de los 90 para crear una de las más importantes bodegas de Navarra dentro de la Sociedad Cooperativa Agraria Orvalaiz.

De la ilusión y un proyecto común nacieron las Bodegas Orvalaiz, ligadas estrechamente a la ruta del Vino de Navarra y al Camino de Santiago.